Un pincho para los cinco sentidos de Álex Oviedo

Carraspeé. A los escritores nos atraen las supersticiones en lo que se refiere a nuestro trabajo: en mi caso, que no se publicará mi novela si hablo con anterioridad mucho de ella.

—Estoy documentándome —dije para salir del paso.

—¿Sobre qué? —insistió.

—No sé, un poco de todo, pero relacionado con el País Vasco.