Cuento gastronómico de Emilia Pardo Bazán: Los huevos arrefalfados

huevos

Martina criaba los chiquillos, los atendía, los zagaleaba; Martina daba de comer al ganado; Martina remendaba y zurcía la ropa; Martina hacía el caldo, lavaba en el río, cortaba el tojo, hilaba el cerro, era una esclava, una negra de Angola…, y con todo eso, ni un solo día del año le faltaba en aquella casa a San Benito de Palermo su vela encendida.

Cuento gastronómico: La mujer que comía poco

la mujer que comía poco

Había una vez un matrimonio en el que el marido era pastor de un rebaño de cabras. El pobre hombre se dirigía todos los lunes a la montaña y no regresaba a casa hasta el sábado. Estaba delgado, delgado como un junco. Y su mujer estaba gorda, gorda como una vaca. Cuando el marido estaba presente, la mujer no comía casi nada; se quejaba de dolores de estómago y decía que no tenía realmente apetito.

La historia de Umberto Eco con un salmón ahumado

Umberto Eco y el salón ahumado

Hecha esta digresión que he creído necesaria, me vuelco hacia la afición de Umberto Eco por la buena mesa. Sobre el particular escribió un relato que bien podría ser tenido como una anécdota, sobre la experiencia que vivió en Londres después de comprar en Estocolmo un gran salmón ahumado. Quería disfrutar de su exquisita carne anaranjada. El texto del relato es relativamente breve y está traducido un par de veces. El resultado de esta operación, en mi opinión, no ha sido muy feliz, y por eso, sin querer ganar elogios innecesarios, he realizado la traducción del texto desde el inglés a nuestra lengua materna.

Cuento gastronómico: Aceite para cocinar

cuento aceite para cocinar


Esa mañana, en efecto, la Cándida había estado preparando el sofrito del cosido de vacuno que debía cocinar para el almuerzo. La mujer, siempre de mal semblante y con un gesto perenne en su boca de perro bulldog, acostumbraba a introducirse al almacén a hurtadillas y tomaba de cualquier parte los productos que necesitaba para cocinar. Y era pura mala costumbre, porque en la cocina de esa casa-almacén, se supone, había de todo.

Fragmento del cuento “Aceite para cocinar”, de Ernesto Bustos Garrido

Leer másCuento gastronómico: Aceite para cocinar

Viaje a Texas con un señor de Washington. Una guía culinaria y literaria

Viaje a Texas, Pedro Menchén

Después de Un señor de Washington. En ruta por España con David Allan White,[easyazon_image align=”none” height=”75″ identifier=”8494647377″ locale=”ES” src=”https://recetasliterarias.com/wp-content/uploads/2018/10/417aQDRSW9L.SL75.jpg” tag=”recetas-literarias-21″ width=”50″] Pedro Menchén vuelve a viajar, en esta ocasión a Estados Unidos, y sí, una vez más con su amigo el traductor, escritor y bibliotecario jubilado David Allen White. Pedro se aloja durante un mes en la casa de David, en Texas, lo cual le va a permitir conocer el lugar (ciudades como San Antonio, Austin y Corpus Christi) y sus gentes desde dentro, no como un turista sino como un viajero de excepción.

Leer másViaje a Texas con un señor de Washington. Una guía culinaria y literaria